martes, 28 de junio de 2016

Diario de una obsesión: esmaltes Revlon Chalkboard + stamping

Hola chicas, ¿como están? ¡Espero que muy bien! ¿Empezaron sus vacaciones ya? En mi caso, yo recién terminé de corregir trabajos prácticos de mis alumnos y el martes que viene cierro actas en la facultad, así que el ánimo de vacaciones "está en el aire". 

Este post me quedó en borrador hace meses (¿recuerdan cuando Revlon liquidó a $20 muchos de sus esmaltes?) y finalmente ahora sale a la luz.

Me acuerdo -y me da mucha ternura- que antes de conocer a las bloggers, yo tenía algo así de 6 esmaltes -una base, un vía lactea, un blanco, un rosa, un bordeaux y un negro si no me equivoco- y ahora tengo bastante más -sin contar todos los esmaltes que a veces compro "para regalar", porque me parecen lindos, a buen precio, pero no son el estilo que yo usaría-. Es gracioso porque el 99,9% de las veces uso el Ciaté con el que estoy obsesionada -¡todavía sirve, todavía sirve!- o sus dupes que conseguí en Sephora y en Mac. 




Volviendo a los Revlon chalkboard: no sabía que existían hasta que los vi en un Farmacity, en la liquidación de Revlon. Me enamoré instantáneamente, me llevé los 2 -si mal no recuerdo- que tenían, y me avoqué a buscar los otros, que finalmente encontré en Pigmento, Las Margaritas y otra perfumería cuyo nombre no recuerdo. De más está decir que apenas los tuve todos los usé una vez y después quedaron abandonados entre los otros esmaltes. Hasta ahora, que me parecieron ideales para los motivos que vi en una placa de stamping de Ann, mi mejor amiga.


Los Revlon Chalkboard tienen dos "partes", una negra "pizarrón", con un pincel común, y del otro lado otra de color (los 8 colores que ven más arriba) con un pincelito finito, como para hacer dibujos. La verdad es que me parece muy "enclenque" y mucho no me resultó.



Para este "nail art" (-ish, ponele) decidí pintarme la base de celeste (Liberal arts), y lo hice con el pincel de otro esmalte, porque con el finito claramente no se podía. La fórmula nivela bastante bien y seca bastante rápido. Como les contaba, le pedí prestada a mi mejor amiga una de sus plaquitas de stamping, con globos aerostáticos, y si bien fallé horriblemente, intenté hacer esos estampaditos. 

Les muestro el meñique y el pulgar que son los menos peores, ¡imaginen los otros! Y si, está de moda pintarse las cutículas (?) :P

 
Para hacer el stamping propiamente dicho usé otros dos esmaltes, más oscuros, y después "rellené" con los chalkboard. Tengo que decir que amo el terminado matte. Sin top coat dura un par de días; con el correr del tiempo va "perdiendo" el efecto matte.

Uds. ¿estuvieron alguna vez obsesionadas con conseguir algo? ¿Qué? // ¿Tuvieron alguna experiencia con el stamping? ¿Cómo les fue? ¡Cuenten! =)

2 comentarios:

  1. awwww son una ternurita. JAJAJ siii siempre con el ciate vos!
    podes creer que quede fuera de la promo? Colgue y cuando me quise acordar uqedaban solo los tonos loser tipo "verde Esparragos "y ni a 20pe aproveche xD
    beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooooo! que bajón! igual convengamos que no necesitabas esmaltes :P yo también vi que habían quedado, después del arrase de las compradoras compulsivas, solamente tonos feos, tipo amarillo y verde :/

      Eliminar

¿ Que opinás ?